lunes, 11 de mayo de 2009

Salmos 1:2

Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.
Salmos 1:2

1- כי -9 אם -8 בתורת -7 יהוה -6 חפצו -5 ובתורתו -4 יהגה -3 יומם -2 ולילה׃

1- láyil: noche/nocturno/adversidad
2- yomám: diariamente/día/continuo
3- jagá: meditar/gemir/imaginar/pensar/proferir/susurrar
4- torá: precepto/estatuto/dirección/enseñanza/ley
5- kjéfets: placer/deseo/agradable/complacencia/contentamiento/deleite/delicia/gusto
6- Yejoví: Dios/el auto Existente/Eterno/Jehová/el Señor
7- torá: precepto/estatuto/dirección/enseñanza/ley
8- im: sino/aunque/en tanto
9- ki: si/sin embargo/pero/ya que

Meditar en la palabra de Dios es discurrir con nosotros mismos acerca de las grandes cosas en ella contenidas, con una íntima aplicación de la mente y concentración en el pensar. Debemos referirnos constantemente a la palabra de Dios como regla de nuestras acciones, y fuente de nuestro consuelo; y hemos de tenerla en nuestros pensamientos noche y día. Con este propósito no hay momento que no sea oportuno.

El deleite en la Palabra de Dios, es vida para el corazón cansado del hombre, el Señor declara que el varón que no camina en la ruta de los malvados, ocupará mente y corazón en la meditación de su Palabra, hallando placer y contentamiento, propongamos en nuestros corazones, dejar de lado todo pensamiento humano y sumerjámonos de lleno a los pensamientos de Dios, es decir a su Palabra eterna que vive y permanece para siempre, amén.

Versos relacionados:

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Josue 1:8

Del mandamiento de sus labios nunca me separé;
Guardé las palabras de su boca más que mi comida.
Job 23:12

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.
Salmos 37:4

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
Y tu ley está en medio de mi corazón.
Salmos 40:8

Oh Jehová, Dios de mi salvación,
Día y noche clamo delante de ti.
Salmos 88:1

Dulce será mi meditación en él;
Yo me regocijaré en Jehová.
Salmos 104:34

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová,
Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.
Salmos 112:1

En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti.
Salmos 119:11

En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.
Salmos 119:15

Mejor me es la ley de tu boca
Que millares de oro y plata.
Salmos 119:72

Si tu ley no hubiese sido mi delicia,
Ya en mi aflicción hubiera perecido.
Salmos 119:92

Oh, cuánto amo yo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.
Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos,
Porque siempre están conmigo.
Más que todos mis enseñadores he entendido,
Porque tus testimonios son mi meditación.
Salmos 119:97-99

Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.
Jeremias 15:16

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
Lucas 18:7

Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios.
Romanos 7:22

Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día.
2 Timoteo 1:3

Esta fue tu vida...