martes, 3 de marzo de 2009

Proverbios 28:9

El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable.
Proverbios 28:9

1- מסיר -7 אזנו -6 משׁמע -5 תורה -4 גם -3 תפלתו -2 תועבה׃

1- toebá:
repugnante/asquerosidad/abominable
2- tefilá: intercesión/súplica/oración/ruego
3- gam:
también/igualmente
4- torá:
precepto/estatuto/ley/enseñanza
5- shamá:
oir inteligentemente/escuchar/obedecer
6- ozén:
oído/oreja
7- sur: alejar/apartar/desviar

Si nosotros no queremos escuchar la instrucción y corrección del Señor, sepamos de un vez que el no oirá nuestro clamor cuando nos encontremos en problemas e invoquemos su nombre; este versículo nos muestra que a Dios le repugna cualquier tipo de intercesión, suplica o ruego de alguien que no es sensible a su voz. Decidamos entonces acercar nuestro oído a su ley, y seguramente el se inclinará y escuchará el clamor de su pueblo.

Versos relacionados:

Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
El Señor no me habría escuchado.
Salmos 66:18

El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová;
Mas la oración de los rectos es su gozo.
Proverbios 15:8

El que cierra su oído al clamor del pobre,
También él clamará, y no será oído.
Proverbios 21:13

Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.
Isaias 1:5

Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír;
y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.
Y aconteció que así como él clamó, y no escucharon, también ellos clamaron, y yo no escuché, dice Jehová de los ejércitos.
Zacarias 7:11-13

Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste.
Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.
Lucas 13:26-27

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
2 Timoteo 4:3-4

Esta fue tu vida...